domingo, 15 de mayo de 2016

Hace cien años se inauguró la carretera de Ocumare de la Costa

El ocho de mayo de 1916, hace cien años, una caravana de ochenta vehículos que parecían una serpiente de metal, precedidas por la poderosa moto de un soldado de la escolta presidencial, ascendía por la imponente carretera de Ocumare de la Costa en viaje de dos horas y media.
El puente de Guamita ya culminados los trabajos

   La importante vía comunicaría a Maracay y el centro del país con la aislada población ocumareña que para ese momento era carabobeña y un año después pasaría a ser jurisdicción de Aragua en virtud de la nueva Ley de División Político-Territorial de Aragua que segregó en ese mismo año a la Sierra del Sur de Villa de Cura y la anexó al estado Carabobo, incluyendo Belén, Guambra y todo la zona serrana. 

   El decreto del general Gómez comenzó temprano, pues apenas en 1908 había asumido la Presidencia de la República tras el golpe incruento contra su compadre Cipriano Castro. Aún no fluía el chorro de petróleo y ya su administración comenzaba importantes obra viales que se extendieron a través de los años, hasta 1935 cuando se concluyó la carretera de Choroní. A mediados de año estaba comenzada la obra, cuyo trayecto fue trazado por el ingeniero Alfredo Jahn y la construiría el ingeniero E. González Lozada, quien tenía como segundo al mando al joven coronel veinteañero Alí Gómez Bello. El 11 de enero de 1912, poco antes de las Ferias de Maracay, el general Gómez, con los carritos Ford T, llamados Ford de Tablitas, realizó su primera inspección a la obra que estaba adelantada en unos 16 kilómetros, luego de volar rocas, rectificar curvas, movimiento de tierra, etc. En cada campmento de los varios que contempló la obra había teléfono para las comunicaciones entre empleados y obreros y librar órdenes. También, en cada sector que se construía donde había una caída de agua, allí mismo se elaboraban las alcantarillas de tubos de concreto hasta completar un número de 150. Fueron construídos e instalados también 25 pontones en los sitios de El Limón, Guamita, Guacamaya, el de Pueblo Nuevo en Ocumare, que tenía 100 pies de luz (30 metros 48 centímetros), el de Piedra de Tranca y el Salto del Diablo que no lo pudo derribar la onda tropical de 1987, aunque lo cimbró un tanto y sigue allí, cien años enhiesto. 
La caravana presidencial cuando hizo un alto en Rancho Grande para apreciar los trabajos realizados
    En la gran caravana inaugural venían además del Caudillo de Diciembre y su familia, el Presidente provisional de la República Dr. Victorino Márquez Bustillos, los ministros del Despacho Ejecutivo, la casi totalidad de los Presidente de estado, funcionarios de menor rango y el pueblo de Ocumare que los esperaba en la entrada dando vítores al gobierno de la Rehabilitación. Toda la prensa estuvo presente y publicó sus informaciones. Además, se imprimió un librito con los resultados de la llamada Gira Progreso, que abarcaba varias poblaciones del estado Miranda donde fueron inauguradas también sus carreteras, viaje a Güigüe por Magdaleno para visitar las haciendas del general, regreso a Maracay para visitar las industrias ya levantadas y el incipiente zoológico en el parque Los Nísperos, frente al sitio donde el general Gómez construiría su casa de campo en 1922, en Las Delicias y donde solo había momentáneamente el garcero que el general Pérez Soto compró al general José Ignacio Briceño en San Fernando de Apure. En Ocumare, en El Playón, visitaron el esqueleto seco del árbol donde señala la tradición estuvo el Libertador el día de juilio de 1816, hace doscientos años y firmó el segundo decreto de liberación de la esclavitud.
El general Gómez, presidente electo; el Dr. Márquez Bustillos presidente provisional, el ministro de Obras Públicas Luis Vélez, el gobernador del Distrito Federal don Juancho Gómez, y otras personalidades en la carretera de Ocumare de la Costa.
     La carretera de Ocumare de la Costa, que cumple sus primeros cien años, permitió también la comunicación con los poblados de Cumboto, Independencia, Cata y Cuyagua, todos polos de atracción turística por antonomasia junto con Choroní.

1 comentario: